Cómo vencer el miedo a hablar en público

Cómo vencer el miedo a hablar en público

El 75% de la población sufre miedo a hablar en público. Sí, no eres un caso excepcional. La gran noticia es que es una habilidad que se puede entrenar. Muchas personas han pasado de evitar las presentaciones a disfrutarlas.

Hay muchos factores que nos pueden ayudan a vencer el miedo, hoy nos centraremos en tres:

  • Acepta el miedo. El primero y aunque suene a tópico es fundamental. Muchas personas quieren que desaparezca el miedo para atreverse a dar el paso y ponerse delante de una audiencia, pero paradojicámente es a través de la experiencia que logramos transitarlo. A menudo el miedo es mucho peor que lo que realmente sucede. Por ejemplo, tememos sufrir mucho más de lo que luego sufrimos o que sucedan situaciones negativas que nunca tendrán lugar. Ahora que sabes que la mayor parte de la gente tiene algún miedo a hablar en público, acepta el tuyo y haz aquello que temes aún con miedo.

  • Apóyate en tu respiración. La respiración alterada es una de las primeras consecuencias que tiene el miedo, al percibir ese cambio nos asustamos y entramos en un círculo vicioso. Muchas veces al recuperar una respiración calmada nuestra percepción cambia y nuestra capacidad para resolver la situación aumenta. Hay ejercicios sencillos orientados a utilizar nuestra capacidad respiratoria al máximo. En ocasiones el estrés nos lleva a desconectar de una respiración que podría suceder naturalmente.

  • Entrena tus habilidades. Hoy en día hay múltiples oportunidades para entrenar nuestra habilidad a la hora de hablar en público. Es curioso que creamos, que una experiencia que nos resulta tan complicada, se produce sin trabajo previo. Parece como si en el mundo hubiera una minoría que sabe realizar presentaciones porque nacieron con ese privilegio o algo así, cuando es una experiencia que requiere un trabajo de preparación como muchas otras para las que sí nos preparamos.

Aunque en este momento te parezca imposible, puedo asegurarte que muchas personas que tenían miedo o incluso pánico, según sus palabras, a hablar en público hoy disfrutan haciendo presentaciones eficaces y sin morir en el intento.