Dos claves para que tus presentaciones en público sean eficaces

Dos claves para que tus presentaciones en público sean eficaces

Para ser coherente con el mensaje que quiero compartir, este será un post corto en el que expondré dos claves muy significativas para mejorar tus presentaciones al hablar en público.

La primera, aunque parezca evidente, no siempre se tiene en cuenta y es tener muy claro qué es lo que queremos contar. Seguro que alguna vez has estado en una presentación en la que al terminar piensas que se han dicho muchas cosas pero no sabes muy bien qué es lo que quería compartir la persona que expone. Antes de lanzarnos a hacer una presentación es fundamental que nos paremos a pensar qué mensaje queremos transmitir a la audiencia. Para eso puede ayudarnos hacernos algunas preguntas como ¿qué ideas clave nos gustaría que quedaran claras para nuestro público después de la exposición?, ¿qué utilidad pueden tener esas ideas para nuestra audiencia? o ¿qué es lo que queremos que la gente se lleve de nuestra presentación? De este modo tenemos en cuenta qué queremos contar y qué estamos ofreciendo con nuestro trabajo.

La segunda clave nos ayudará a que el objetivo planteado anteriormente se cumpla. Se trata de desarrollar una estructura que facilite la comprensión de nuestro mensaje. Por ejemplo, podemos pensar en dos ideas principales que queremos compartir y a partir de cada una de ellas introducir dos o tres ideas secundarias. Al tener una estructura organizada, el público sigue nuestra presentación más fácilmente y al captar ese feedback positivo, aumenta nuestra seguridad y eso a su vez nos relaja y mejora nuestra presentación, retroalimentándose de manera positiva. Lo que estamos haciendo es aumentar la claridad de nuestro discurso. Y claro está también, que por muy interesante que pueda parecernos lo que tenemos que decir, si no queda claro, no habremos logrado nuestro objetivo ni despertaremos en la audiencia el deseo de seguir escuchándonos.

Existen muchos otros factores que podemos tener en cuenta para mejorar nuestras presentaciones, pero si no partimos de lo que queremos contar y lo expresamos con claridad, las otras claves no podrán lograr que cumplamos el objetivo de nuestra presentación.